Atención empresas, ¿qué ocurre con la nube?

caracol

El uso de los servicios de informática en la nube (cloud computing, en inglés) crece más rápido que todo el mercado de TI empresarial. Pero a pesar de ello, lo cierto, según indica Gartner en un reciente informe, es que apenas representa una pequeña parte de todo el gasto global en tecnologías de la información que realizan las empresas. Las cifras de Gartner son claras al respecto: solo el 38% de todas las organizaciones encuestadas por la firma en el citado estudio utilizan servicios en la nube en la actualidad. Eso sí, el 80% asegura que espera adoptar este tipo de servicios en los próximos 12 meses, lo que incluye al 55% de las organizaciones que no lo han hecho hasta ahora.

Desde Gartner, desde luego, siguen teniendo altas expectativas en lo que respecta al uso de cloud computing: “La informática en la nube tendrá un considerable impacto en el negocio en el futuro, lo que se refleja en datos obtenidos con este estudio como el de que el 60% de las organizaciones encuestadas –participaron unas 651 entidades de nueve países distintos– planean aumentar sus inversiones en servicios cloud entre los próximos dos y cinco años, mientras solo un 6% esperan disminuirlas en este aspecto”, asevera Gregor Petri, director de investigación de la consultora.

Motores de cloud

De cara al uso de cloud en las empresas, Petri destaca varios factores que impactarán en su adopción en un futuro próximo. El primero es que el camino hacia un mayor uso de la nube se hará a través de soluciones tácticas de negocio, que aborden problemas específicos, no a través de reemplazos de infraestructuras estratégicas. En este sentido, el analista recuerda que en la actualidad, el mercado de cloud aún está compuesto por early adopters e innovadores que utilizan este modelo para casos concretos.

Por otro lado, en la adopción de la nube influirá otro aspecto: el impacto de los servicios cloud en el negocio será mayor cuanto más asciendan estos últimos en la cadena de valor del entorno de la nube, es decir, a medida que vayan escalando y pasen de ser servicios de infraestructura a servicios de procesos de negocio. “El impacto será mayor una vez que las compañías empiecen a explorar las nuevas posibilidades que ofrecen los servicios cloud para reimaginar la forma en que diseñan sus ofertas para los consumidores”, indica Petri, añadiendo que “esto puede reemplazar por completo las ofertas actuales de las empresas por servicios y productos completamente digitales”.

Por último, el tercer aspecto que, según el analista, será clave en el ámbito de la nube empresarial es la incorporación de soluciones cloud que llevarán a un portafolio más diverso y cuyos plazos de migración e implementación serán variables. En algunos casos, señala el analista, aplicaciones complejas y críticas pueden ser las primeras en llevarse a la nube, especialmente si aquellas aplicaciones son utilizadas con profusión y constituyen una buena oportunidad para el proveedor.

En definitiva, el camino hacia la nube por parte de la empresa no es, ni mucho menos, tan rápido como se esperaba. Tiempo al tiempo.

foto cc Hermenpaca

Esther Macías

Periodista especializada en tecnología, innovación, economía digital y emprendimiento. Tras un largo paso por iWorld y ComputerWorld, desde 2013 estoy inmersa en la prodigiosa aventura de TICbeat como jefa de redacción.

Contenidos Relacionados

Top